sábado, 13 de mayo de 2017

EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA: VERDADES SILENCIADAS Y MENTIRAS OFICIALES

ADVERTENCIA Y SÚPLICA
Nuevamente nos embarcamos a escribir sobre un tema polémico: el Tercer Secreto de Fátima. Y lo hacemos confesando que no sin gran temor tratamos sobre el asunto porque avizoramos el dedo acusador de aquellos indomables e irreducibles tartufos y mojigatos de uno y otro sexo apuntando que nuestro artículo es calumnioso, paranoide y blasfemo, y las lenguas de quienes, amén de tacharnos de supersticiosos, “caritativamente” nos emplazarán en un tribunal (seglar y “canónico”) canguro, cuando no enviándonos en vida a las infernales llamas, conocedores ellos mejor que nadie de semejante república. Mas seguiremos nuestro propósito, que es el de contribuir a develar el engaño en que la apóstata secta del Vaticano II tiene al mundo y a las almas respecto al Tercer Secreto de Fátima y a Sor Lucía, la última de los videntes.
   
Auxiliados por Nuestra Señora, la Bienaventurada siempre Virgen Santa María, en su advocación de Reina del Rosario de Fátima y de los Mártires, esperamos que este análisis llegue a feliz término, y sea un desagravio por tantas ofensas y sacrilegios que ha sufrido en estos años por los infieles y los apóstatas.
  
A los lectores, les pedimos que arrien de sus mentes los estandartes de prejuicios e ideas preconcebidas, invitándolos a abrirse a un nuevo enfoque sobre el tema de Fátima. Sin duda, este artículo es polémico y fuerte, pero no puede ser de otra manera. Frente a la presente apostasía, no es posible ni permitido transigir.
 
INTRODUCCIÓN: LA OPOSICIÓN A FÁTIMA POR LOS ALTOS
  
Así quieren muchos a la Virgen: Amordazada
  
Dijo Sor Lucía de Fátima al P. Agustín Fuentes en su entrevista de 1957:
“Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos: el primero, porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva es una batalla final, en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de que partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios o somos del demonio; no hay término medio”.
 
El Tercer Secreto de Fátima, si bien podía ser leído por Pío XII, debía revelarse en 1960 como muy tarde, pues en palabras de Sor Lucía de Fátima, en esta fecha sería más claro (aunque Pío XII manifestó a su amigo el conde Enrico Pietro Galeazzi estar preocupado por las confidencias que la Virgen le reveló a Sor Lucía -lo que permite inferir que algo se conocía del Tercer Secreto).
  
Pero en el Vaticano, Giovanni Battista Montini Alghisi y el jesuita belga Edouard Dhanis, modernistas a cuál más, tachaban de falsas las apariciones y mensajes que hubiese recibido Sor Lucía posteriores a Octubre de 1917, reduciendo el mensaje de la Virgen a un simple pedido de oración y penitencia. De hecho, Dhanis dividió el Mensaje de Fátima en dos partes separadas: “Fátima I”, según él, son las apariciones de Nuestra Señora entre Mayo y Octubre de 1917 (y como tal las aceptaba a regañadientes), mientras que las apariciones de Tuy y Pontevedra venían a ser “Fátima II” (que tachó como “fabricación inconsciente” de Sor Lucía). Peor aún, señaló que las apariciones del Ángel en 1916, el Secreto en tres partes y el pedido de la Consagración de Rusia eran burdas invenciones, si no de Lucía, del clero conservador contrario a la recién proclamada República Portuguesa masónica (posición sostenida hoy por el presbítero apóstata Mário Pais de Oliveira, que incluso afirma que nunca hubo apariciones). Sobre la Consagración, la calificó un acto “prácticamente irrealizable” y “moralmente imposible” porque sería ofensivo tanto para la Ortodoxia cismática como para Rusia misma.
 
Esto confirma las palabras del Padre Malachi Martin, que ante la pregunta de Bernard Janzen “¿Quiénes son las personas que están trabajando fuertemente para suprimir Fátima?”, respondió:
“Una camarilla, de prelados Católicos en Roma, que pertenecen a satanás. Ellos son servidores de satanás. Y los siervos de satanás fuera de la Iglesia, en varias organizaciones, ellos quieren destruir el Catolicismo de la Iglesia, y mantenerla como un factor de estabilización en asuntos humanos. Es una alianza. Una alianza sucia, una alianza inmunda, pero una muy buena alianza”.
Y agrega
Ellos publicaron cartas fraudulentas en su nombre [de la Hermana Lucía]; la hacen decir cosas que no quiere. Le ponen declaraciones en su boca que ella nunca hace”.
  
LUCÍA DE FÁTIMA HA MUERTO, VIVA LUCÍA DE COÍMBRA
En la segunda aparición, Sor Lucía de Fátima relata
Quería pedirle a Nuestra Señora que nos llevara al Cielo. Nuestra Señora respondió: Sí; a Jacinta y a Francisco los llevaré en breve. Mas tú quedarás aquí un tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón.
Apenada, pregunté: ¿Quedaré aquí sola?
Nuestra Señora respondió: No, hija. ¿Sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
  
Poco después de esta segunda aparición, Francisco, que no oía las palabras de la aparición sino sólo veía las imágenes, preguntaba inquisitivo: ¿Por qué estaba Nuestra Señora con un corazón en la mano esparciendo por el mundo aquella luz tan grande que es Dios? Tú estabas con Nuestra Señora en la luz que bajaba a la tierra, y Jacinta, conmigo, en la que subía al cielo.
Le respondí: Es que, tú con Jacinta, vais a ir en breve al Cielo, y yo quedo con el Corazón Inmaculado de María pero “algún tiempo”.
  
A partir de ese “algún tiempoalgunos afirman que Sor Lucía de Fátima murió el 31 de Mayo de 1949, por lo que la entrevista con el Padre Fuentes en 1957 (y publicada en 1958 con Imprimátur de la Diócesis de Leiria) sería falsa. Pero si es falsa dicha entrevista, estaríamos ante un fraude tan magistralmente bien hecho que más de un ensotanado tembló, porque el revuelo ante la advertencia profética fue tal que en 1959 la Curia Romana y el Obispado coimbrense corrieron a desmentir:
Nota de la Diócesis de Coímbra, 2 de Julio de 1959, sobre la entrevista del P. Fuentes

El Padre Agustín Fuentes, postulador de la causa de beatificación de los videntes de Fátima Francisco y Jacinta, visitó a la Hermana Lucía en el Carmelo de Coímbra y hablóle exclusivamente de asuntos relacionados com el proceso en cuestión. Todavía, al regresar a México, su país –de acuerdo a un artículo en A Voz del pasado día 22 de Junio, y a una traducción de M. C. Bragança, publicada el 1 de Julio por el mismo diario– este sacerdote permitióse hacer declaraciones sensacionalistas de carácter apocalíptico, esjatológico y profético, que él declaró haber oído de la propia boca de la Hermana Lucía.
 
Dada la gravedad de tales declaraciones, la cancillería de Coímbra entendió ser su deber ordenar una investigación rigurosa sobre la autenticidad de tales noticias, que personas demasiado ávidas de lo extraordinario divulgaran en México, en los Estados Unidos, en España, y finalmente en Portugal.
 
Para la paz de espíritu de quien leyó el documento publicado en A Voz y se alarmó con la idea de terribles cataclismos que, según dicho documento, caerán sobre el mundo en 1960, y además para poner fin a la campaña tendenciosa de ‘profecías’, cuyos autores, tal vez sin darse cuenta de ello, están a provocar una tempestad de ridículo, no solo sobre sí mismos sino tambiém al respecto de cosas que habrían sido alegadamente dichas por la Hermana Lucía, la Diócesis de Coímbra decidió publicar estas palabras de la Hermana Lucía, dadas en respuesta a preguntas hechas por la autoridad competente.
[Hermana Lucía]: ‘El Padre Fuentes habló conmigo en su calidad de Postulador de las causas de beatificación de los siervos de Dios, Jacinta y Francisco Marto. Hablamos apenas de cosas relacionadas con este asunto; por tanto, todo lo demás a que él se refiere no es ni exacto ni verdadero. Laméntolo, porque no comprendo qué bien se pueda hacer a las almas que no venga de Dios, Que es la Verdad. No sé nada, y por tanto no podía decir nada, sobre tales castigos, que son falsamente atribuidos a mi persona’.
 
La cancillería de Coímbra está en posición de declarar que, como hasta el presente la hermana Lucía dijo todo lo que entendió ser su deber decir sobre Fátima, no dijo nada más de nuevo y, por consiguiente, no autorizó a nadie, por lo menos desde Febrero de 1955, a publicar cualquier cosa que pudiese serle atribuido sobre el tema de Fátima” (Cf. Fray Miguel de la Santísima Trinidad, Toda la Verdad sobre Fátima, vol. 3, pp. 550-551)
  
Aparte, una muerte de Lucía de Fátima en 1949 hubiese metido en problemas a Pío XII frente a las demandas de publicación del Tercer Secreto y de Consagración de Rusia. Pero la entrevista con el Padre Fuentes y la censura movida por la Diócesis coimbrense sólo confirma lo que de entrada se sabe: el mensaje de la Virgen de Fátima es coherente en sí mismo y con otras célebres apariciones como las de Buen Suceso y La Salette, que advirtieron sobre la Gran Apostasía, Roma como sede del Anticristo, y el Castigo Final. Por tanto, sería verosimil que Lucía de Fátima sobrevivió a 1949. Pero después de 1957, se pierden los rastros de la verdadera Sor Lucía de Fátima, pues 
“a partir de ese momento, ella pasó a estar sometida a un silencio mucho más riguroso sobre cualquier cosa acerca de Fátima, y especialmente sobre los grandes temas del Secreto... Como vimos, en esa nota de 2 de Julio de 1959, la cancillería de Coímbra declaró autoritariamente que ‘¡la Hermana Lucía no tenía nada más que decir sobre Fátima!’ También se tornó increíblemente difícil verla y, durante años, ninguno de los sus escritos fueron publicados. Su testimonio estaba tornándose enfadoso. En 1962, María de Freitas observó que ‘cada vez más, las visitas a la Hermana Lucía estaban prohibidas; cada vez más ella tornábase invisible’”. (Fray Miguel de la Santísima Trinidad, Toda la Verdad sobre Fátima, vol. 3, pp. 748-749)
 
Sor Lucía de Fátima dijo que el Tercer Secreto debía revelarse cuando ella muriera, o en 1960. Enfatizamos ese año porque, para ese tiempo, se había ordenado el silencio y aislamiento total de Sor Lucía por la jerarquía conciliar, que se sentía incómoda con ella. De Sor Lucía de Fátima nunca más volvió a saberse hasta 1967, como compañía conveniente para Pablo VI, que se encontraba de gira en Portugal. Solo que no era Sor María Lucía de los Dolores SSD (en adelante Lucía de Fátima). Hemos de habérnoslas con una persona distinta: Sor María Lucía de Jesús y del Inmaculado Corazón OCD (en adelante Lucía de Coímbra).
 
Lucía de Coímbra
  
El aspecto físico es distinto entre la verdadera Lucía y la impostora. Existe una foto de Lucía de Fátima en 1945 -en ese año, su edad era de 38- (último registro fotográfico plenamente reconocido), y otra que se le atribuye en 1967 (veintidós años después, a los 60 años). Pero sucede en primera instancia que la mujer retratada ¡se veía tanto (o hasta más joven) que Sor Lucía a sus 38! En segundo lugar, la verdadera Lucía de Fátima era física y fisiológicamente diferente de la supuesta “Irmã Lúcia” que captarán los medios desde 1967:
  • La nariz es más corta en Lucía de Fátima, que tambien tenía una cavidad en su mentón y sus mejillas.
  • La dentadura de la supuesta era homogénea y bien proporcionada, no larga, saliente e irregular (ante esto alguno osará decir que Lucía se habría hecho una cirugía para arreglarse los dientes, pero el solo pensarlo sería RIDÍCULO porque simple y llanamente no tiene sentido que una monja de clausura se haga cirugías cosméticas -y además sería un acto de vanidad, algo que la verdadera Sor Lucía JAMÁS Y NUNCA consentiría siquiera-).
  • Con todo y haber presenciado el Milagro del Sol, es de suponer que Lucía de Fátima no usaba lentes, sino que tenía buena visión hasta su muerte.
  • Lucía de Fátima tenía problemas de audición, mientras que la monja carmelita podía entender mensajes sin que la otra persona hablara todavía (como se verá en una entrevista posterior).
Conviene recordar una verdad evidente: al envejecer, nuestra apariencia se mantiene esencialmente la misma si nos comparamos con retratos de juventud. Pero en este caso NO SUCEDIÓ ASÍ. Lucía de Coímbra era radicalmente distinta a como debería verse Lucía de Fátima en su vejez. A fin de comprender mejor este hecho, comparad cada retrato en la secuencia etaria (última foto de primera línea y primera foto de la última línea son proyecciones aproximadas por computadora):
 
 
Y las actitudes, ni se diga: Lucía de Coímbra era locuaz en cuanto a las apariciones de Fátima, pero nunca hablaba en primera persona, esto es, no usaba los pronombres ‘yo’, ‘nosotros’ y sus variaciones sino que lo hacía en tercera (ellos, los pastorcitos). Por su parte, Lucía de Fátima era tímida, hasta el punto de que le costaba enormemente hablar del tema y las cámaras le causaban incomodidad. Ítem lo anterior, ante los hombres, Lucía de Fátima permanecía a cierta distancia y con semblante serio. En cambio, Lucía de Coímbra no tiene reparos en reirse con toda confianza y estrechar la mano de los cardenales y de Juan Pablo II, al cual le tenía una devoción rozante con la idolatría (algo que la verdadera Lucía JAMÁS HARÍA).
  
Lucía de Fátima con monseñor José Alves Correia da Silva, Obispo de Leiría. Distancia en señal de modestia y respeto.
  
Lucía de Coímbra con Juan Pablo II, en uno de sus viajes a Fátima.
  
Otras evidencias que permiten inferir que no se trata de la verdadera Sor Lucía:
“El 11 de Octubre de 1990, Carolina, la hermana de sangre de la Hermana Lucía, dice al padre (sic) Gruner que ella había visitado a la Hermana Lucía en el Carmelo de Coímbra por más de 40 años y nunca le había sido permitido hablar a solas con su hermana en la misma sala. Ellas estaban siempre separadas por una reja y muchas otras hermanas del convento estaban presentes en todas las visitas”. (Francis Alban, The Fatima Priest. Good Counsel Publications. Pound Ridge, NY. 1997, página introductoria)
 
Por más de 40 años, ¡hasta a su hermana de sangre le fue prohibido ver a “Sor Lucía” de otro modo que no a través de una reja y con otras monjas presentes! Esto explicaría el por qué su hermana no habría descubierto el fraude: nunca le fue permitido ver a “Sor Lucía” excepto por detrás de una reja y completamente cubierta por el hábito, y nunca le era permitido hablar íntimamente con ella por causa de la constante presencia de “muchas otras” religiosas!
  
Esta extraña cuarentena de “Sor Lucía” no fue, según el grunerismo, porque Sor Lucía sabía la verdad sobre el tema de Fátima, sino porque los conspiradores en el Vaticano no querían que la su falsa “Sor Lucía” fuese denunciada como la impostora que ella era, lo que habría ocurrido si ella hubiese sido sometida a cualquier examen o escrutinio serio. Una de las razones (sino la principal) para silenciar a Sor Lucía de Fátima es que, sabiendo que la masonería eclesiástica estaba en pro de conseguir sus propósitos, revelaría el Tercer Secreto. Esto a partir del hecho de que el arzobispo Fernando Cento Andreani, nuncio en Portugal, le dijo a Juan XXIII bis en Diciembre de 1958: “Sería prudente para Vd. revisar qué hay en el Tercer Secreto. La Hermana Lucía me contactó. Ella puede enviar un mensaje al mundo. Yo no sé si pueda ser oportuno...”. No nos es posible determinar cuándo sucedió el contacto referido por el nuncio, pero sí que Juan XXIII bis leyó el Tercer Secreto el 17 de Agosto de 1959, día en que le había sido presentado por fray Pierre-Paul Philippe OP, Comisario del Santo Oficio (con el consentimiento del Cardenal Ottaviani); y luego lo devolvió a los archivos inquisitoriales diciendo: “Esto no concierne a mi pontificado”, y jamás quiso oir hablar de Fátima.
 
Cuando el futuro cardenal Silvio Oddi le preguntó por qué no revelaba el secreto, la respuesta de Roncalli fue un seco “No me hable de eso”. Monseñor Oddi insistió: “Si usted quiere, yo no le hablaré más, pero no podré impedir a la gente de hablar de ello. Yo mismo tuve que hacer una centena de sermones para anunciar su revelación”. De nuevo Roncalli le espetó: “Ya le dije que no me hable de él”. El 8 de Febrero de 1960 se publicó por medio de la Agência Noticiosa de Informação (actual Lusa - Agência de Notícias de Portugal S.A.) un comunicado proveniente del Vaticano señalando que el Tercer Secreto no se publicaría jamás:
“Ciudad del Vaticano, 8 de febrero de 1960 — En círculos altamente fidedignos del Vaticano se acaba de declarar al representante de la United Press International que es muy posible que nunca venga a ser abierta la carta en que la Hermana Lucía escribió las palabras que Nuestra Señora confirió a los tres pastorcitos, como secreto en la Cova da Iría.
 
Aunque la Iglesia reconozca las apariciones de Fátima, no desea tomar el compromiso de garantizar la veracidad de las palabras que los tres pastorcitos dijeron que Nuestra Señora les había dirigido”.
 
En lugar de ello, Juan XXIII bis prefirió el discurso humano diplomático, ecumenista, conciliador con el mundo, especialmente con la URSS (la Ostpolitik cassaroliana); y en su discurso inaugural del Vaticano II, el 11 de Octubre de 1962, pronunció estas palabras:
Nos parece justo disentir de tales profetas de calamidades, avezados a anunciar siempre infaustos acontecimientos, como si el fin de los tiempos fuese inminente”.
  
Por su parte, Pablo VI viajó a Fátima en 1967, siendo acompañado de Lucía de Coímbra, e insistió en que el Mensaje de Fátima era solo de oración y penitencia. Fuera de obsequiarle la Rosa de oro a la imagen, NO HIZO NADA MÁS EN HONOR DE LA VIRGEN. Ni siquiera un Ave María le rezó.
 
Primera aparición pública en persona de Lucía de Coímbra (Estampa conmemorativa del viaje de Pablo VI a Fátima, año 1967. Fuente: Todocoleccion.com)
  
Otro evento del pasado, que confirma el carácter de impostora de Lucía de Coímbra: En 1992 tuvo lugar la infame entrevista titulada Dos Horas con la Hermana Lucía, conducida por el “cardenal” Antony I Padiyara, “arzobispo mayor” de Ernakulam de los Siro-Malabares y el “obispo” de rito latino Francis Michaelappa de Mysore (India), y el “padre” Francisco V. Pacheco de Fortaleza (Brasil). El periodista portugués Carlos Evaristo estuvo presente como traductor oficial en la entrevista. En esta entrevista, la “Hermana Lucía”, entre otras cosas, dijo que nunca se supuso que el Tercer Secreto fuese revelado en 1960, y que incluso no debería ser revelado (afirmaciones contrarias a lo que la verdadera Lucía de Fátima dijera en su tiempo), y que el Cielo aceptó la “consagración de Rusia” (o más correctamente, el “Acto de Confianza en María”) de Juan Pablo II en 1984. He aquí algunos apartes de la entrevista
Antony ‘Cardenal’ Padiyara:¿Y esta consagración [de Rusia] fue realizada por Juan Pablo II el día 25 de Marzo de 1984?
‘Hermana Lucía’: ‘Sí, sí, sí’. (Con uma voz grave y afirmativa que, además de esto, parece mostrar que ella ya estaba expectante de la pregunta)...
Carlos Evaristo:Entonces, ¿esta consagración fue aceptada por Nuestra Señora?
‘Hna. L.’: ‘Sí’
C. E.:¿Nuestra Señora está contenta y la aceptó?
‘Hna. L.’: ‘Sí’...
A. ‘Card.’ P.:  ‘¿Todavía Dios y Nuestra Señora quieren que la Iglesia revele el Tercer Secreto?
‘Hna. L.’: ‘No es pretendido que el Tercer Secreto sea revelado. Fue apenas destinado al Papa y la jerarquía inmediata de la Iglesia’.
C. E.:¿Pero Nuestra Señora no dice que debería ser revelado al público a más tardar en 1960?
‘Hna. L.’: ‘Nuestra Señora nunca dijo eso. Nuestra Señora dice que el secreto estaba destinado al Papa’.
C. E.:¿El Papa puede revelar el Tercer Secreto?
‘Hna. L.’: ‘El Papa puede revelarlo si así le parece, pero le aconsejo que no lo haga. Si así lo quisiere, yo le sugiero que tenga suma prudencia. Él precisa ser prudente’”.
 
El mismo “padre” Pacheco le dijo al hermano Pedro Dimond OSB, en ocasión de una conferencia realizada en la década de 1990, que había algo errado con la Hermana Lucía de Coímbra, y que no podía responder preguntas simples sobre su vida, lo que lleva a suponer que los entrevistadores estaban entrando a fondo en cuestiones que eran ajenas y nada familiares a ella.
 
Alguno objetará: La “Hermana Lucía” estaba detrás de la reja del Carmelo de Coímbra, oculta a las miradas. Pero acontece que en esta entrevista de 1992 ella estaba en el exterior, delante de la famosa reja, y sostenida de la mano con otras personas. Esto tiene sentido: la entrevista tuvo permiso del Vaticano, y el fin de la misma era que Lucía de Coímbra le dijese a los entrevistadores (y al mundo) que Juan Pablo II consagró exitosamente a Rusia, y que quedase registrado ante un grupo independiente, que nunca antes la había visto en persona. Mas cuando la seudo-Lucía se encontraba con su hermana (que podía más fácilmente exponer el impostaje), ella permanecía siempre con el rostro cubierto, detrás de la reja y con muchas otras religiosas, como señalamos más arriba.
 
Más allá de la entrevista de 1992, hay muchas otras afirmaciones de Lucía de Coímbra en las cuales aprueba la línea que la secta del Vaticano II tiene sobre Fátima, lo que muestra su condición de impostora. En el año 2001, en un artículo impreso en L'Osservatore Romano, le preguntan  a la “Hermana Lucía” especificamente sobre la consagración de Rusia. La noticia tuvo alcance mundial, y al reverendo Nicholas Gruner (que hasta su muerte afirmaba que ésta nunca ha tenido lugar) le dejó con las manos en la cabeza:
CIUDAD DEL VATICANO, 20 de Diciembre de 2001 (Servicio de Información del Vaticano): “En referencia a la tercera parte del secreto de Fátima, ella [la “Hermana Lucía”] afirmó que leyó atentamente y meditó sobre un panfleto publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, y confirmó todo lo que en él estaba escrito. A cualquiera que piense que alguna parte del secreto fue escondida, ella respondió: ‘Todo fue publicado; nada permanece en secreto’. Para aquellos que hablan y escriben sobre nuevas revelaciones, ella dice: ‘No hay verdad en eso. Si yo hubiese recibido nuevas revelaciones, no las hubiera contado a otra persona alguna, sino que las hubiera comunicado directamente al Santo Padre’. La Hermana Lucía fue interrogada: ‘¿Qué respondería a las persistentes afirmaciones del Padre (sic) Gruner, que está para recoger firmas para que el Papa finalmente consagre Rusia al Inmaculado Corazón de María, que nunca fue hecha?’ Y ella respondió: ‘La Comunidad Carmelita rechazó todas las formas de recolección de firmas. Yo ya dije que la consagraión que Nuestra Señora deseaba fue cumplida en 1984 y fue aceptada por el Cielo’”.
 
Claro, los gruneritas dirán que esta entrevista fue fabricada o distorsionada, pero entonces ¡tendrán que admitir que hay una conspiración! Si el Vaticano puede llegar a este punto, es ciertamente concebible que ellos pudiesen implantar una impostora; y, como vimos, el argumento de que todas estas afirmaciones de la “Hermana Lucía” aprobando el falso Tercer Secreto son apenas fabricaciones es destruido por la evidencia fílmica en la cual todos pudieron ver su aprobación de la versión vaticana publicada en el 2000.
   
UNA DISGRESIÓN: EL VATICANO II, CONCILIO ANTIMARIANO
Refiere el profesor italiano Roberto de Mattei en su libro Il Concilio Vaticano II: una storia mai scritta (El Concilio Vaticano II: una historia nunca escrita) que en 1963, muerto Juan XXIII bis y asunto Montini como Pablo VI, en la segunda sesión del concilio, la Comisión presentó un documento preparatorio sobre la Virgen (“Beátæ Maríæ Vírginis, Mater Dei et Mater hóminum”), que de acuerdo con el proyecto original, sería un decreto por separado. Además, 313 padres conciliares liderados por el Cardenal Alfredo Ottaviani presentaron una propuesta, el Schema constitutiónis dogmáticæ de Beátæ Maríæ Vírginis para la definición del dogma de María Mediadora de todas las gracias y Corredentora del género humano (“Beátæ Maríæ Vírginis, Mediátrix ómnium Gratiárum et Corredémptrix humánum genus”).
 
El jesuita alemán Karl Rahner (apoyado por los franceses Yves Congar OP y René Laurentin), enarbolando el discurso protestante de la “mediación única, exclusiva y excluyente de Jesucristo entre Dios y los hombres” (alentados por el rechazo que Roncalli y Montini tenían contra la fiesta de la Realeza de María instituida por Pío XII -31 de Mayo-, y haciéndose eco de Friedrich Karl Otto Dibelius -obispo luterano de Berlín-Brandeburgo y presidente del Consejo Mundial de Iglesias en ese entonces-, que decía que la mariología católica era un obstáculo al ecumenismo), presentó un texto escrito a todos los participantes de la conferencia de Fulda (de los padres conciliares germanoparlantes) en agosto de 1963, donde externaba su gran preocupación respecto al documento diciendo que si se adoptaba la propuesta de Ottaviani, “esto causaría un daño inimaginable desde el punto de vista ecuménico, tanto para los Orientales como para los Protestantes”, y por ello los obispos de Alemania, Austria y Suiza debían rechazar la propuesta. Para reducir la importancia del tema, era necesario presionar, con toda la insistencia posible, para que el esquema se convirtiera en un capítulo, o el epílogo, del esquema sobre la Iglesia (la futura Constitución Lumen Géntium). Esto, para él, sería “la manera más fácil de suprimir del esquema las afirmaciones que teológicamente no están suficientemente desarrolladas y sólo ocasionarían un daño incalculable desde el punto de vista ecuménico”.
 
El 29 de octubre de 1963, se puso la siguiente pregunta para votación: “¿Les place a los Padres conciliares que el esquema respecto a la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, sea revisado para convertirse en el capítulo VI del esquema sobre la Iglesia?” Los resultados de la votación fueron de 1114 a favor y 1074 en contra.
 
Esa noche, Congar anotó en su diario que: “La mariología, por lo menos la que siempre quieren agregar, es un verdadero cáncer”. Por su parte el P. Berto, teólogo de Mons. Lefebvre durante el concilio, escribió después de esta votación:
“El trabajo fue formidable, esto no es nada; fue sobre todo doloroso. ¡Cuántas veces, después de los votos del 29 y 30 de octubre, yo lloré, estallé en sollozos sobre estas pobres hojas que cubría de escritura! El castigo de Dios vino sobre estos votos. […] El funesto voto de la víspera, apostatando del Evangelio de las bodas de Caná, lejos de invitar a la Santísima Virgen, le significó su despido. ¡Ella estorbaba! La Virgen estorbaba el Concilio que la invitó a salir. ¡Oh! Ella no se lo hizo decir dos veces. La tierra no tembló, el rayo no cayó en San Pedro. La Virgen María salió discretamente en un profundo silencio; tan discretamente, en un silencio tan profundo que Ella no dijo Vinum non habent, y los destinos de la segunda sesión fueron sellados”.
El esquema sobre la Virgen fue remplazado por el de los religiosos como el capítulo VI de Lumen Géntium. Luego, en la tercera sesión, fue incluido como el Capítulo VIII de la precitada, pero revisado, remplazando la expresión “Ómnium Gratiárum Mediatrícem” por el de “Matrem hóminum, máxime fidélium” (“Madre de los hombres, especialmente de los fieles”, aunque Montini prefería el mero término “deprecatrícem” -intercesora-).
sin tener la intención de proponer una doctrina completa sobre María ni resolver las cuestiones que aún no ha dilucidado plenamente la investigación de los teólogos. Así, pues, siguen conservando sus derechos las opiniones que en las escuelas católicas se proponen libremente acerca de aquella que, después de Cristo, ocupa en la santa Iglesia el lugar más alto y a la vez el más próximo a nosotros”. (Antipapa Pablo VI, Concilio Vaticano II, Constitución Lumen Géntium, sobre la Iglesia, art. 55. 21 de Noviembre de 1964)
 
Peor todavía:
  • La devoción al Inmaculado Corazón de María, expresada públicamente en Misa y Oficio propio, fue rebajada en el calendario litúrgico, pasando de celebrarse el 22 de Agosto como fiesta doble de segunda clase, a ser una simple memoria facultativa el sábado infraoctava del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Del Infierno, ni se hizo mención en las actas del concilio; y el pedido de oración por la conversión de los pecadores fue palmariamente ignorado.
  • La Virgen en Fátima había condenado el comunismo (precisamente el Inmaculado Corazón de María y la Santa Faz de Jesucristo fueron ofrecidas por el Cielo como el último recurso frente al comunismo, la bestia escarlata). ¿Y el V2? ¡No se pronunció al respecto, máxime estando presentes delegados de la Unión Soviética camuflajeados en prelados de la Ortodoxia Rusa!
  • El Rosario no solamente fue ignorado, sino que fue rechazado como oración litúrgica de la Iglesia: Durante la tercera sesión, el Cardenal Patriarca de Lisboa, pidió modificar el n° 67 de Lumen Gentium en el sentido que a las “prácticas y ejercicios de piedad” se agregara la expresión “entre las cuales se distingue el Rosario”. Pero la comisión preparatoria juzgó que “el concilio no debía designar una devoción particular”, dejando el numeral como estaba.
 
De este modo el concilio se pronunció contra el mensaje de Fátima. Todos los temas abordados en el secreto de Fátima fueron descartados de los debates del concilio, incluso podemos decir que fue en una dirección diametralmente opuesta. Se puede decir que el concilio Vaticano II fue un contra-Fátima así como fue un contra-Syllabus.
 
Un tal “Grupo ecuménico de Dombes” -cuyo nombre se debe a la trapa de Notre-Dame des Dombes cerca de Lyon, donde se realizaron sus primeras reuniones-, fundado en 1937 por el P. Paul Couturier (descendiente de pieds-noirs -y tal vez judío-) y el pastor protestante suizo Richard Baümlin d’Erlembach, se ha dado por tarea, entre otras cosas, durante más de diez años, “el reflexionar de manera constructiva sobre las ‘piedras de tropiezo’ marianas entre católicos y protestantes”.
 
Ellos aseguran respecto del episodio acontecido en las sesiones segunda y tercera del Vaticano II:
“La figura de María está marcada por la historia de nuestras divisiones, pero Ella ha sido iluminada con una nueva luz por el concilio Vaticano II. Al rechazar un texto separado sobre la Virgen María, los Padres conciliares reemplazaron la reflexión teológica a su respecto en el conjunto de la teología cristiana y la han reconducido a sus fuentes en la Escritura y la Tradición de la Iglesia”. 
 
Es así que presentan una conclusión en su escrito “La bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, en el misterio de Cristo y de su Iglesia”, trabajo que será premiado en el 2001 por la Pontificia Academia Mariana.
 
Ya en 1996 Juan Pablo II invitó a la Pontificia Academia Mariana que en ese año iba a celebrar su XII Congreso Mariológico Internacional en Polonia, a estudiar la posibilidad de la definición de los títulos marianos de Mediadora, Corredentora y Abogada. Tras varias reuniones de trabajo, la Comisión publicó una declaración donde se hacen las siguientes afirmaciones:
Los títulos propuestos –Corredentora, Mediadora y Abogada- resultan ambiguos ya que pueden entenderse de diversos modos. Nos ha parecido además que no es conveniente abandonar la línea teológica seguida en el concilio Vaticano II, el cual no ha querido definir ninguno de ellos: no utilizó en su magisterio el título de Corredentora; y de los títulos Mediadora y Abogada ha hecho un uso muy sobrio (Lumen Géntium, 62) Aunque se atribuyeran a esos títulos unos contenidos por los que se pudiera aceptar su pertenencia al depósito de la Fe, su definición, en la actual situación, no resultaría, sin embargo, teológicamente conveniente, en cuanto que tales títulos y las doctrinas inherentes a ellos, necesitan todavía una ulterior profundización y una renovada perspectiva trinitaria, eclesiológica y antropológica. Finalmente, los teólogos, especialmente los no católicos, se han mostrado sensibles a las dificultades ecuménicas que implicaría una definición de los susodichos títulos”. (L’Osservatore Romano, 4 de junio de 1997, página 10)
 
Compárese lo expuesto en la prensa vaticana con estas palabras del mismo Grupo de Dombes:
“Sobre el plan dogmático, la proclamación de los dogmas de la Inmaculada Concepción y de la Asunción concierne solo a la Iglesia romana que las formuló. En la medida que esta Iglesia se estime comprometida por sus propias declaraciones sobre la ‘jerarquía de verdades’, ella debería reconocer que estos dos dogmas, puesto que no pertenecen a la expresión común de la fe al momento de la separación, no pueden obligar a otros cristianos. En efecto, la afirmación de la ‘jerarquía de verdades’ en el Vaticano II ya no permite sostener, sin poner muchos matices, ciertas afirmaciones anteriores. Sin duda que la fe es siempre la misma en tanto que ella responde a la autoridad de Dios revelándose. Pero además de la dimensión histórica y humana de su transmisión, ciertas declaraciones son tan fundamentales que se sostienen en el símbolo mismo de la fe; las otras son subordinadas a las primeras”. (Bernard Picinbono, Marie vue par un protestant. Cf. Nathalie Gadéa, Catholiques et protestants: réconciliation autour de Marie? - Blog GARRIGUES ET SENTIERS, 16 de Febrero de 2007)
 
En limpio, podemos sacar que para la Pontifica Academia Mariana y el Grupo de Dombes, los dogmas de la Inmaculada Concepción y de la Asunción son estorbo para la “reconciliación”, estorbo que se “resuelve” mediante la “jerarquía de verdades” establecida por el Vaticano II, lo que impide la definición del dogma de la Medianía de la Santísima Virgen y su título de Corredentora del género humano (De todos modos, no pueden hacernadie puede dar lo que no tiene. La Jerarquía conciliar está desprovista de autoridad para atar y desatar, toda vez que defeccionó de la Fe). Y se refleja la obsesión de “volver a las fuentes en la Escritura”, sosteniendo además que Martín Lutero y demás heresiarcas creían en la Virginidad y Maternidad de Nuestra Señora, cosa que es evidentemente falsa si “volvemos a las fuentes” protestantes. Lutero, el monje maldito, escribió estas blasfemias:
  • Que la Virgen María haya sido concebida sin pecado original, de esto no hay una sola palabra ni en el evangelio ni en otras partes de las Escrituras”. (Martín Lutero, Sermón sobre Lc. 11:27-28)
  • “La Madre María es, en verdad, digna de alabanza; pero al alabarla debemos tener mucho cuidado de no perder de vista al Hijo que Ella os dio”. (Martín Lutero, Sermón sobre Is. 9:1-7)
  • Cuanto más méritos y dignidad se atribuyen a María, tanto más mengua la gracia divina y se reduce la verdad del Magníficat”. (Obras de M. Lutero, Tomo VI, pág. 402)
  • El papa quiere que se ore en el nombre de la Virgen María; esto no significa alabar a María, sino deshonrarle de la peor manera y convertirla en un ídolo”. (Martín Lutero, Segundo sermón sobre el Magníficat)
  • María, la amada y santa Virgen y Madre de Dios, fue convertida en el papado en execrable ídolo”. (Martín Lutero, Comentario de Gén. 6:1-5)
  • El cántico Salve Regína es una gran blasfemia contra Dios pues allí se llama a María «madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra». Y no mucho mejor es el cántico Regína Cœli, donde llaman a María «Reina del Cielo»”. (Martín Lutero, Sermón sobre Mat. 1:1-16)
  • “…en el presente, no hay quien hable tan mal de esta Madre y su Fruto como aquellos que la honran con muchos rosarios y constantemente dicen el Ave María. Estos, más que cualquier otro, blasfeman de la peor manera contra la palabra y la fe de Cristo”. (Obras de M. Lutero, Tomo XLIII, pág. 40)
  • Ridiculizando al dominico Juan Tetzel, que le había ganado la predicación de la Indulgencia en el Arzobispado de Maguncia, dice Lutero que Tetzel “tenía del papa esta gracia y potestad: que si alguien hubiese llegado a violar a la virgen María o crucificar a Jesucristo por segunda vez, podía él perdonarle con tal que depositase en el arca los derechos correspondientes”. (Cf. Obras de M. Lutero, Tomo LI, pág. 538).
 
El capuchino Raniero Cantalamessa, predicador de la “Casa pontificia”, amigo de Bergoglio y simpaticone profesional de infeliz memoria, quien es uno de los símbolos contemporáneos de la Apostasía entronizada, en una prédica intitulada María en el misterio de Cristo y de la Iglesia (realizada el 18 de Diciembre de 2015, día de la Expectación de la Bienaventurada Virgen María), habló de la Santísima Virgen -para él nada más que “María”- y del ecumenismo a la luz de la Constitución “dogmática” Lumen Géntium del Vaticano II en la siguiente forma:
La novedad más grande del trato conciliar sobre la Virgen consiste, como se sabe, precisamente en el lugar en el que se inserta, y es eso en la constitución sobre la Iglesia. Con eso el Concilio –no sin sufrimientos y laceraciones- realizaba una profunda renovación de la mariología, respecto a la de los últimos siglos. El discurso de María ya no es en sí mismo, como si ella ocupara una posición intermedia entre Cristo y la Iglesia, sino reconducido, como había sido en la época de los Padres, en el ámbito de esta última. María es vista, como decía san Agustín, como miembro más excelente de la Iglesia, pero un miembro de ella, no fuera, o encima. […]
 
Lo que quisiera hacer es poner de relieve la importancia ecuménica de esta mariología del Concilio, es decir, cómo podría contribuir –y está contribuyendo- a acercar a católicos y protestantes sobre este delicado terreno y controvertido que es la devoción a la Virgen. […]
 
No es éste el lugar para hacer una revisión histórica. Solamente quiero decir lo que me parece una vía de salida para la triste situación sobre María. Esa vía pasa por un sincero reconocimiento de parte de nosotros los católicos (sic) del hecho de que, especialmente en los últimos siglos, hemos contribuído a rendir a María algo que es inaceptable para los hermanos protestantes, honrándola de modo quizá exagerado y desconsiderado, sobre todo no colocando tal devoción en un cuadro bíblico bien claro, que hiciese ver su papel subordinado respecto a la Palabra de Dios, al Espíritu Santo y a Jesús mismo. La mariología de los últimos siglos se había convertido en una fábrica continua de nuevos títulos, nuevas devociones, a menudo polemizando con los protestantes, usando a veces a María como arma contra ellos”.
 
EL SECRETO DE 2000 ES FALSO
Malachi Martin refiere que el Tercer Secreto “no tiene ningún sentido a menos que aceptemos que habrá, o que está en progreso, una apostasía generalizada entre los clérigos y los laicos en la Iglesia Católica…”.
  
En su oportunidad se dijo que que la carta que apareció a la luz el 21 de Abril de 2010 es el verdadero Tercer Secreto de Fátima, tanto por la coherencia interna del texto y el nexo causal con los otros dos Secretos conocidos, como podemos leer a continuación:
  
TRANSCRIPCIÓN
JMJ
 
Tuy, 1 de abril de 1944
 
Agora vou revelar o terceiro fragmento do segredo: Esta parte é a apostasia na Igreja!
 
Nossa Senhora mostrou-nos uma vista do um indivíduo que eu descrevo como o ‘santo Padre’, em frente de uma multidão que estava louvando-o.
 
Mas havia uma diferença com um verdadeiro santo Padre, o olhar do demonio, êste tinha o olhar do mal.
 
Então depois de alguns momentos vimos o mesmo Papa entrando a uma Igreja, mas esta Igreja era a Igreja do inferno, não há modo para descrever a fealdade d’êsse lugar, parecia uma fortaleza feita de cimento cinzento com ângulos quebrados e janelas semelhantes a olhos, tinha um bico no telhado do edificio.
 
Em seguida levantamos a vista para Nossa Senhora que nos disse Vistes a apostasia na Igreja, esta carta pode ser aberta por O santo Padre, mas deve ser anunciada depois de Pio XII e antes de 1960.
 
No reinado de Juan Pablo II a pedra angular da tumba de Pedro deve ser removida e transferida para Fatima.
 
Porque o dogma da fé não é conservado em Roma, sua autoridade será removida e entregada a Fatima.
 
A catedral de Roma deve ser destruida e uma nova construida em Fatima.
 
Se 69 semanas depois de que esta ordem é anunciada Roma continua sua abominação, a cidade será destruida.
 
Nossa Senhora disse-nos que êsto está escrito, Daniel 9, 24-25 e Mateus 21, 42-44
 
TRADUCCIÓN (cortesía de Antonio Moiño Munitiz)
JMJ
 
Tuy, 1 de abril de 1944
 
Ahora voy a revelar la tercera parte del secreto: ¡Esta parte es la apostasía en la Iglesia!
 
Nuestra Señora nos mostró una visión de un individuo que yo describo como el ‘santo Padre’ frente a una multitud que lo vitoreaba.
 
Pero había una diferencia con un verdadero santo Padre, la mirada del demonio, éste tenía los ojos del mal.
 
Entonces, después de algunos momentos vimos al mismo Papa entrando en una iglesia, pero esta Iglesia era la iglesia del Infierno; no hay manera de describir la fealdad de ese lugar. Parecía como una fortaleza hecha de cemento gris con ángulos quebrados y ventanas similares a ojos; tenía un pico en el tejado del edificio.
 
Enseguida levantamos la vista hacia Nuestra Señora que nos dijo: Visteis la apostasía en la Iglesia; esta carta puede ser abierta por el Santo Padre, pero debe ser publicada después de Pío XII y antes de 1960.
 
En el reinado de Juan Pablo II la piedra angular de la tumba de Pedro debe ser removida y llevada a Fátima.
 
Porque el dogma de la fe no ha sido conservado en Roma, su autoridad será removida y entregada a Fátima.
 
La catedral de Roma debe ser destruida y una nueva construida en Fátima.
 
Si 69 semanas después de que esta orden se publique, Roma sigue su abominación, la ciudad será destruida.
  
Nuestra Señora nos dijo que esto está escrito, en Daniel 9, 24-25 y Mateo 21, 42-44.
Aunado a ello, hay testimonios que dan fe de la autenticidad de la Tercera Parte del Secreto, los cuales se reproducen a continuación:
  • Pío XII: “Estoy preocupado por las confidencias de la Virgen a la pequeña Lucía de Fátima. Esta persistencia de Nuestra Señora ante el peligro que amenaza la Iglesia, es una advertecia divina contra el suicidio que representaría la alteración de la fe, en su liturgia, su teología y su alma” (“Pie XII devant l’histoire”, por Mons. Georges Roche y Philippe Saint-Germain. Paris, Editions Robert Laffont, 1972, pag. 52).
  • El cardenal Mario Luigi Ciappi, quien fuera teólogo personal de Pío XII, en una carta al profesor Baumgartner en Salzburgo, Austria, dijo que el Papa Pacelli le confió estas palabras: “En el Tercer Secreto viene predicho, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará desde su cima”.
  • El cardenal Silvio Oddi, tras relatar que Juan XIII bis no quiso publicar el Tercer Secreto, y que su convocatoria del Vaticano II fue para disipar las advertencias de los profetas de castigos, refiere que “[El Tercer Secreto] no tiene nada que ver con Gorbachov. La Bienaventurada Virgen María nos alertó sobre la apostasía en la Iglesia” (citado en el semanario Il Sabato de 17 de marzo de 1990).
  • El obispo de Leiría-Fátima, João Pereira Venâncio, que tuvo el sobre con el Tercer Secreto, afirma que lo vio a contraluz y que estaba escrito en una sola hoja de papel. Más aun, llegó a medir las dimensiones del papel, el tamaño de sus márgenes (unos 7,5 milímetros), y estimó que tenía entre 20 y 25 líneas de texto (dato que confirmaría el cardenal Ottaviani, que estuvo presente en la primera lectura del Secreto). 
    Más tarde, declaró, desmintiendo un alegado resumen del Tercer Secreto que fue publicado el 15 de Octubre de 1963:
    “…[Nuestra Señora] no vino a Fátima para darle la razón a los profetas de catástrofes mundiales imaginarias. Fátima no puede reducirse a profecías sensacionalistas de crueles guerras… Nosotros afirmamos que Fátima es algo más serio que todo eso. Fátima, realmente, en esto también, «actualiza» todo el significado evangélico de una Iglesia dirigida esjatológicamente hacia un futuro que está, casi asegurado en las manos de Dios; pero, sin embargo, es continuamente amenazado por el Misterio de Iniquidad «que ya está en marcha» (2ª Tesalonicenses 2, 7)”. (Carta Pastoral, 25 de Julio de 1966)
  • El jesuita austríaco Joseph Schweigl, enviado por Pío XII a entrevistar el 2 de Septiembre de 1952 a Sor Lucía de Fátima sobre el contenido del Tercer Secreto, declaró lo siguiente:
    “No puedo revelar nada de lo que escuché en Fátima en relación al Tercer Secreto, pero puedo decir que tiene dos partes: una concerniente al Papa; la otra, lógicamente (aunque no debo decirlo), sería la continuación de las palabras: ‘en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…’ Contiene información sobre el Apocalipsis, la Apostasía, la infiltración satánica de la Iglesia”.
  • El padre Joaquín Alonso, que por décadas fuera el archivista oficial de Fátima, declaró antes de morir que el Tercer Secreto está plasmado EN UNA HOJA DE PAPEL, y se sustenta en que
    Lucía nos dijo que ella lo escribió en una hoja de papel. El Cardenal Ottaviani, que lo leyó, nos dice lo mismo: ‘Ella lo escribió en una hoja de papel...’
    Sobre su contenido, afirmó:
    “En el período precedente al gran Triunfo del Inmaculado Corazón de María, cosas terribles sucederán. Eso forma parte del contenido de la Tercera Parte del Secreto. ¿Qué será? Si ‘en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…’, se puede deducir claramente que en otras partes de la Iglesia este dogma se oscurecerá o incluso se perderá del todo. Por tanto, es del todo posible que, en lo que concierne a este período intermedio en examen (despues de 1960 y antes del Triunfo del Inmaculado Corazón de María), el texto hace referencia concreta a la crisis de la Fe en el seno de la Iglesia, y a la negligencia de los mismos pastores…” (La verdad sobre el Secreto de Fátima, pág. 70).
    Incluso, refiere Alonso que el Secreto alude a los “conflictos internos en el corazón mismo de la Iglesia, y las graves negligencias en los más altos niveles de la jerarquía”, y la “falta de la jerarquía más alta de la Iglesia”. Por demás, declaró que el contenido de la entrevista del padre Agustín Fuentes a Sor Lucía en 1957 era VERÍDICO Y AUTÉNTICO.
  • El mismo cardenal Ottaviani entrevistó a Sor Lucía el 17 de Mayo de 1955 sobre el Tercer Secreto. Doce años después, en una conferencia realizada en la Pontificia Academia Mariana el 11 de Febrero de 1967, confirmó que personalmente pudo leer el Tercer Secreto que Nuestra Señora le confió a Sor Lucía y que en obediencia ella escribió en portugués, en una sola hoja de papel:
    “He tenido la gracia y el don de leer el texto del Tercer Secreto, aunque también estaría obligado a mantenerlo en secreto, porque me lo impone el Secreto. Puedo deciros solamente esto: que vendrán tiempos difíciles para la Iglesia y que hacen falta muchas oraciones para que la apostasía no sea demasiado grande”.
    Lo sorprendente es que en esa conferencia dijo que de acuerdo a Sor Lucía, el secreto no debía ser abierto antes de 1960. Ottaviani le preguntó por qué esa fecha, y ella le contestó “Porque entonces quedará más claro”.
  • El 10 de Septiembre de 1984, el obispo Alberto Cosme do Amaral, durante una sesión de preguntas y respuestas en el aula magna de la Technische Universität de Viena, en Austria, declaró:.
    El Secreto de Fátima no habla de bombas atómicas, ni de guerras nucleares, ni de misiles SS-20. Su contenido solo concierne a la Fe. Identificar el secreto con anuncios catastróficos o con un holocausto nuclear es deformar el sentido del mensaje. La pérdida de la Fe de un continente es peor que la aniquilación de una nación; y es verdad que la Fe disminuye considerablemente en Europa” (tomado de Mensagem de Fátima, Febrero de 1985, por el Padre Messias Dias Coelho; citado en Revista María Mensajera, Zaragoza, Núm. 232, Mayo 2000, pág. 22 y ss.).
  • En 1998, el P. Malachi Martin afirmó en el programa The Art Bell Show que, a principios de febrero de 1960, cuando era Secretario del cardenal Agustín Bea, tuvo la oportunidad de escuchar la lectura del Tercer Secreto de Fátima, que estaba escrito en una sola hoja de papel. Más aún, ¡EN UNA SOLA PÁGINA!:
    “Mis rodillas temblaban en el corredor fuera de los apartamentos pontificios, mientras mi jefe, el cardenal Bea, estaba dentro debatiendo con el Papa, y con un grupo de otros obispos y sacerdotes, y dos jóvenes seminaristas portugueses, que traducían la carta, una sola página escrita en portugués, para todos los presentes en la habitación”.
    Dijo que las palabras de Nuestra Señora eran muy escuetas y específicas; y ante la pregunta de un oyente que le contaba que años atrás escuchó a un jesuita en Perth (Australia) decir que habría un futuro “papa” totalmente dominado por el Demonio, el padre Martin respondió.
    “Sí, parece que esta persona hubiera tenido alguna forma para leerlo o que le hubieran dado el contenido del Secreto. Es lo suficientemente vago como para hacerlo dudar a uno, pero parece ser ese”.
  • Fray Miguel de la Santísima Trinidad, frente al alegado extracto del Tercer Secreto publicado por el diario Neues Europa el 15 de Octubre de 1963 (y sobre la versión vaticana del 26 de Junio de 2000), declaró:
    El Tercer Secreto fue escrito en una sola hoja de papel. La visión revelada por el Vaticano el 26 de Junio de 2000 está escrita en cuatro hojas de papel y totaliza 297 palabras. Aunque el ‘extracto’ publicado en Neues Europa totaliza 797 palabras en Inglés. De ahí que es imposible que Sor Lucía pueda haber escrito las casi 800 palabras contenidas en este extracto en una pequeña hoja de papel, cuando le tomó cuatro páginas escribir menos de la mitad de lo contenido en la visión.
     
    Aunque en extracto, no hay conexión entre este texto [el de la visión del 2000] y las palabras conocidas de Nuestra Señora en el Tercer Secreto: ‘en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…’”.
 
Ahora profundizaremos en el documento publicado por Ratzinger y Bertone en el año 2000, conocido como el Secreto Vaticano, el cual aparece en cuatro páginas de cuaderno, sin márgenes y con sesenta renglones en total (estrellándose de frente contra los testimonios arriba citados):
  
TRANSCRIPCIÓN
J.M.J.
 
A terceira parte do segredo revelado a 13 de Julho de 1917 na Cova da Iria-Fátima.
 
Escrevo em acto de obediência a Vós Deus meu, que mo mandais por meio de sua Ex.cia Rev.ma o Senhor Bispo de Leiria e da Vossa e minha Santíssima Mãe.
 
Depois das duas partes que já expus, vimos ao lado esquerdo de Nossa Senhora um pouco mais alto um Anjo com uma espada de fôgo em a mão esquerda; ao centilar, despedia chamas que parecia iam encendiar o mundo; mas apagavam-se com o contacto do brilho que da mão direita expedia Nossa Senhora ao seu encontro: O Anjo apontando com a mão direita para a terra, com voz forte disse: Penitência, Penitência, Penitência! E vimos n’uma luz emensa que é Deus: “algo semelhante a como se vêem as pessoas n’um espelho quando lhe passam por diante” um Bispo vestido de Branco “tivemos o pressentimento de que era o Santo Padre”. Varios outros Bispos, Sacerdotes, religiosos e religiosas subir uma escabrosa montanha, no cimo da qual estava uma grande Cruz de troncos toscos como se fôra de sobreiro com a casca; o Santo Padre, antes de chegar aí, atravessou uma grande cidade meia em ruínas, e meio trémulo com andar vacilante, acabrunhado de dôr e pena, ia orando pelas almas dos cadáveres que encontrava pelo caminho; chegado ao cimo do monte, prostrado de juelhos aos pés da grande Cruz foi morto por um grupo de soldados que lhe dispararam varios tiros e setas, e assim mesmo foram morrendo uns trás outros os Bispos Sacerdotes, religiosos e religiosas e varias pessoas seculares, cavalheiros e senhoras de varias classes e posições. Sob os dois braços da Cruz estavam dois Anjos cada um com um regador de cristal em a mão, n’êles recolhiam o sangue dos Martires e com êle regavam as almas que se aproximavam de Deus.
 
Tuy-3-1-1944.
TRADUCCIÓN
J.M.J.
   
La tercera parte del secreto revelado el 13 de Julio de 1917 en la Cova da Iria-Fátima.
 
Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía:
 
Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz que es Dios: “algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él” a un Obispo vestido de blanco “hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre”. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.
 
Tuy, 3 de Enero de 1944.
   
No vamos a hablar tanto de la escritura, que es palmariamente diversa a los escritos indiscutidos en las Memorias de la Hermana Lucía (ya han habido estudios sobre el particular), sino en el contenido. Más allá de lo evidente, y a pesar de que Ratzinger reclamara que era algo simbólico y que la Lucía impostora dijese que no era sobre alguien específico, el Secreto Vaticano es un vaticínium ex evéntu, o en buen romance, “profecía de lo que ya pasó”. Peor, una hagiografía del non sancto Juan Pablo II (que contradijo el Totus Tuus de su blasón al profanar el Rosario de la Virgen al introducir los “Misterios luminosos” de su forja), presentándolo como asesinado (cuando en realidad sobrevivió al ataque con arma de fuego). Aparte, el Secreto Vaticano contiene una afirmación poco menos que próxima a herejía: la sangre de los mártires signando a los creyentes. Citará alguno el aforismo “Sánguis mártyrum semen christianórum est”, pero téngase claro que la Preciosa Sangre que Nuestro Señor Jesucristo derramó el viernes 25 de Marzo del año 33 en el madero santo y bendito de la Cruz del Calvario, es la única que nos obtiene remisión de pecados. Ningún mártir católico, por más fe que haya tenido, ni por más brutal que sea su muerte, puede equipararse con el Sacrificio de Cristo, renovado incruentamente en el Santo Sacrificio de la Misa Tradicional.
 
Aunado a lo anterior, el Secreto Vaticano no tiene conexidad con los otros dos mensajes conocidos y publicados en las Memorias de la Hermana Lucía:
“Nuestra Señora abrió sus manos una vez más, como lo había hecho los dos meses anteriores. El reflejo parecí­a penetrar la tierra y vimos, como un mar de fuego. Sumergidos en este fuego, los demonios y las almas de los condenados, como si fuesen brasas transparentes y bronceadas, con forma humana, que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salían juntamente con nubes de humo, cayendo para todos los lados, semejante al caer de las centellas en los grandes (incendios) sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaba y hacía estremecer de pavor (debió ser al encontrarme con esta vista que dí ese ¡Ay! que dicen haberme oído). Los demonios se distinguían por formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, mas transparentes como negros carbones en brasa. Esta vista fue un momento, gracias a nuestra Madre del Cielo, que antes nos tenía prevenido de llevarnos para el Cielo (en la primera aparición). Si así no fuese, creo que tendríamos que morir de susto y pena.
 
Asustados y como para pedir socorro, levantamos la vista para Nuestra Señora que nos dijo:
Visteis el Infierno, para donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si hicieren lo que Yo dijere, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra va a acabar. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando viereis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la grande señal que os da Dios de que va a castigar el mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al santo Padre. Para impedir esto, vendré a pedir la consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados. Si atendieren Mis pedidos, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas. Por fin Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me ha de consagrar Rusia, que se convertirá y será concedido al mundo un tiempo de paz. En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe...’”
 
Admitamos que el Tercer Secreto contiene una visión. ¿No sería lógico que también se explicara su significación, máxime cuando Jesús nunca habló en clave, sino en forma abierta? Como es Jesús, María también es. Ella nunca hablaría oscuramente ni burlaría el entendimiento de sus devotos, antes bien, si les mostró una visión, les explicaría el sentido de la misma para que todos entiendan. Sólo así tendría sentido que al final de la Tercera Aparición, Nuestra Señora les ordenó a Lucía y a Jacinta que todo lo que estaban escuchando se lo contaran a Francisco Marto (que aunque veía, no oía a la Virgen ni podía hablar con Ella). La ausencia de explicación de la visión contenida en el Secreto Vaticano, y el documento explicativo Mensaje de Fátima por Ratzinger y Bertone, sustentado casi únicamente en el jesuita Edouard Dhanis (que como se dijo anteriormente, consideraba la mayor parte del mensaje de Fátima una invención de la Hermana Lucía), son hechos que manifiestan la falsedad del Secreto Vaticano.
 
La falsa Hermana Lucía aprobó en su totalidad la versión e interpretación anexa del Secreto fabricado por el Vaticano, confirmando que se refiere a Juan Pablo II. El conocimiento de este hecho no es obtenido por cartas que pueden ser muy bien forjadas, sino con innegable evidencia fílmica: el vídeo de la “Hermana Lucía” en el año 2000, cuando estuvo en Fátima para las “Beatificaciones” de Jacinta y Francisco Marto. Destácanse dos momentos dentro de la ceremonia:
  • En este evento, el “cardenal” Ángelo Sodano anunció que el Vaticano iría a revelar el Tercer Secreto de Fátima, y que éste concierne al intento de asesinato del antipapa Juan Pablo II. Todos los que asistieron a ver este evento pudieron ver la reacción de la “Hermana Lucía”: ¡ella hizo gestos claros e inequívocos que significan su aprobación y acuerdo completo con el “cardenal” Sodano y su aseveración! A los ojos de cualquier persona honesta y lógica, esto es prueba absoluta de que la mujer allí presente no puede ser la verdadera Lucía de Fátima, sino una impostora y agente de la secta deuterovaticana.
  • Al recibir la “comunión” de manos de Juan Pablo II ese mismo día, la “Hermana Lucía” procedió de una manera extraña: Extendió sus manos, como queriendo recibir la “comunión” en la mano. Siendo mucho más astuto (quizá para salvar su imagen de “conservador”), y sabiendo que destruiría todo el protocolo, Juan Pablo II dudó y extendió la mano para darle la “comunión” en la lengua. Pero nada más haber manducado la “sagrada forma”, “Lucía” aseguró la mano de Juan Pablo II y la besó (acto completamente extraño, toda vez que tuvo muchas oportunidades para rendirle parias al Antipapa, pero ¡ella no pudo esperar hasta después de su acción de gracias después de la “Comunión” o el final de la “Misa”!) Además, creemos que un alma tan devota y consagrada a la Reparación como lo fue la verdadera Lucía de Fátima JAMÁS Y NUNCA pensaría en recibir en la mano. Es claro que la impostora Lucía de Coímbra era demasiado celosa en cumplir su escena de devoción filial al Antipapa Juan Pablo II, y se precipitó a tomar su mano luego de “comulgar”.
 
Sobre esto, el “grunerita” Mark Fellows, en su libro Fátima en Crepúsculo, página 327, reconoce que:
“De hecho, su vitalidad [de la Hermana Lucía] en Fátima en el 2000 fue casi inquietante. Ciertamente que a causa de su radiancia, y de su nueva jovialidad para con Juan Pablo [II], fue la beatificación de sus dos primos. Entre tanto, ella se mantuvo exuberante hasta frente a la versión del Tercer Secreto del cardenal Sodano, al punto de hacer largos y extraños gestos para el auditorio”.
 
Pero falla en la consecuencia: él admite como cierta a la falsa “Hermana Lucía” que aprobó completamente la versión e interpretación vaticana del Tercer Secreto de Fátima. Todo el que acepte a la agente guisada de monja carmelita como la verdadera Lucía de Fátima, debe necesariamente aceptar incondicionalmente el Tercer Secreto del Vaticano y su interpretación como el intento de asesinato de Juan Pablo II el 13 de Mayo de 1981 por Mehmet Ali Ağca. Por ello, casi todos los tradicionalistas coinciden en que la versión (e interpretación) del Vaticano del Tercer Secreto no era auténtica, sino otra mentira, otra conspiración. La “Hermana Lucía” impostora es de la misma laya. Es por eso que los gruneritas y los conciliares obstinados se ven forzados a hacer de todo para disculpar las innumerables afirmaciones de la impostora Lucía de Coímbra que refutan su posición de ellos.
 
Y a todas estas, si la monja que tanto publicitaban apoyando la apostasía del Vaticano II y sus antipapas es una falsa Lucía, ¿qué pasó con la verdadera Sor Lucía de Fátima? Contrario a los que postulan que muriera el 31 de Mayo de 1949 (posibilidad que desestimamos por las razones anteriormente expuestas), ¡LA ASESINARON A FINALES DE 1958 (quizá en torno a los días de la elección de Juan XXIII bis), Y LA REMPLAZARON CON LA IMPOSTORA! Esto se infiere de una carta enviada a los hermanos Miguel y Pedro Dimond OSB por una mujer (convertida al Catolicismo tradicional), cuya familia estaba relacionada con altos grados de los Illuminati y de la Masonería. Aquí un fragmento de la comunicación (juzgue el lector su veracidad):
“Caros hermanos del Monasterio de la Sagrada Familia... Como os conté por teléfono, tengo algunos parientes muy oscuros... [un masón mundialmente conocido] es el hermano de X [nombre removido para preservar el anonimato de la autora] que era casado con mi tía-abuela. Todos mis parientes maternos eran masones Illuminati de grado 33. Mis abuelos estuvieron en la logia Estrella de Oriente… Yo sé que debo, en este momento, parecer una enajenada gritando. No lo soy... Cuando yo tenía cinco años, mi madre organizó una reunión. Hubo varias cosas que acontecieron que son demasiado horribles para consignarse en papel sobre estos encuentros. En pocas palabras, ellos básicamente hacen sacrifícios a Satanás. Yo tuve un nuevo hermano llamado [x]... Mi madre no sabía entonces [que x] haría parte de las ‘ceremonias’. Ellos lo pusieron dentro de lo que parecía ser una gran sartén de lata [y lo torturaron] para saber el futuro... [felizmente, no acontecieron por causa de eventos intervinientes]... [Mas] una de las cosas que fueron dichas en ese terrible día era que ellos habían acabado de matar a la Hermana Lucía (pensaba que estaban hablando de una hermana que no sabía que tenía, a la que habían asesinado). Cuando yo pregunté, ellos respondieron ‘No, estúpida... ella es una monja’. El significado de esto sólo se tornó claro años después. Estábamos en 1958, a finales de Octubre cuando esto sucedió (me acuerdo de esto porque mi hermano había acabado de nacer). Sé que me escucho como una mujer loca, pero esa es la verdad...”
Esto confirma lo que la Santísima Virgen le dijo a Sor Lucía de Fátima en su segunda aparición (13 de Junio de 1917): “Mas tú quedarás aquí un tiempo más (y las palabras de esta última a su prima Jacinta Marto: “yo quedo con el Corazón Inmaculado de María, pero algún tiempo”), a fin de redactar el Tercer Secreto, propagar la devoción al Inmaculado Corazón de María y ver la Consagración de Rusia por parte de Pío XII mediante la Carta Sacro Vergénte Anno. Y en cuanto a la impostora que después de la muerte de Sor Lucía de Fátima apareció a instancias del Vaticano modernista, permaneció convenientemente hasta el 13 de Febrero de 2005, cuando murió, y su celda en el Carmelo de Coímbra fue sellada por orden de Ratzinger (luego la reabrieron).
 
Lucía dos Santos (1907-1958), Mártir de la Fe
 
RUSIA Y EL MITO DE “PORTUGAL, ESCAPARATE DE NUESTRA SEÑORA”
El presbítero Nicholas Gruner, John Vennari, y otros, sostienen, para justificar sus apelos inútiles y trasnochados por la Consagración de Rusia, que los obispos de Portugal consagraron su país al Inmaculado Corazón de María el 13 de Mayo de 1931, y que desde entonces hubo un renacimiento del Catolicismo en esa nación. Incluso, llegan a afirmar que de consagrarse Rusia, sucederá lo mismo (aunque en una medida mucho mayor, obviamente).
 
Ellos nunca aceptarán que Nuestra Señora JAMÁS DIJO que con la Consagración de Rusia por Pío XII se convertiría al Catolicismo, sino que se convertiría a la paz, esto es, que cesaría de perseguir a la Iglesia Católica, como efectivamente sucedió: En primera instancia, Josef Stalin murió el 5 de Marzo de 1953, y al poco tiempo, el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética condenó su proceder; y en segunda instancia, el 25 de Diciembre de 1991 la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas dejó de existir como Estado. Está escrito:
“Cum placúerint Dómino viæ hóminis, inimícos quóque ejus convértet ad pacem” [Cuando los caminos del hombre complacen al Señor, convertirá a la paz incluso a sus enemigos] (Proverbios 16, 7).
  
Y en portugués, el vocablo conversão es empleado no solamente en el ámbito religioso, sino en cualquier sentido: cambio, transformación, alteración... Por otra parte, el Portugal salazarista, un país de mayoría Católica, nunca se volvió un país oficialmente Católico. La Carta Política de 1933, proclamada por António de Oliveira Salazar, ni menciona a Dios Uno y Trino ni declara al Catolicismo como religión del Estado Novo. Muy por el contrario, el artículo 45 prescribe la libertad de culto público a todas las religiones (contrario a los Derechos de Dios y al Orden Social y Político Católico), y el artículo 46 mantiene la separación Iglesia-Estado establecida por el gobierno masón de la Primera República portuguesa:
“Sem prejuízo do preceituado pelas concordatas na esfera do Padroado, o Estado mantém o regime de separação em relação à Igreja Católica e a qualquer outra religião ou culto praticados dentro do território português, e as relações diplomáticas entre a Santa Sé e Portugal, com recíproca representação” [Sin perjuicio de lo preceptuado por los Concordatos en la esfera del Patronato, el Estado mantiene la separación en relación a la Iglesia Católica y a cualquier otra religión o culto practicado dentro del territorio portugués, y las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y Portugal, con recíproca representación]. (António de Oliveira Salazar. Decreto 22:141-Constitución de la República Portuguesa. En Diário do Govêrno, Serie I, n° 43 -Suplemento-. Lisboa, 22 de Febrero de 1933, pág. 230)
  
En suma, el hecho de que Salazar mantuviese la masónica separación Iglesia-Estado en su Constitución de 1933 (contrario sensu, el Generalísimo Francisco Franco, en el artículo 6 del Fuero de los Españoles proclamaba que el Estado protegería la profesión y práctica de la Religión Católica), es una prueba que destruye la soñada conversión a la Catolicidad de Rusia (que sucederá infaliblemente con el Triunfo Final) como fruto de la Consagración.
  
CONCLUSIÓN
El Vaticano conciliar es evidentemente antimariano, al silenciar el mensaje de Nuestra Señora de Fátima, al ocultar deliberadamente por tanto tiempo el Tercer Secreto, y alentando el ecumenismo, la herejía y la alteración de la Ley de Oración y Creencia. Y es dable afirmar que Sor Lucía de Fátima recibió la palma del martirio hacia finales de Octubre de 1958, quizá por ordenes expresas de Montini. A comienzos de 1959, Lucía de Coímbra sale a la escena para legitimar el Concilio Vaticano II y sus antipapas, como también el falso Tercer Secreto de 2000. ¿Por qué se dio tal maniobra? ¡PORQUE LOS CONCILIARES SABÍAN QUE SI IBAN A FALSIFICAR EL SECRETO, DEBÍAN ELIMINAR A LA PERSONA QUE LOS PODÍA DESENMASCARAR TEMPRANO! Y porque Montini, siendo como era judío asquenazí, PROFESABA UN GRAN ODIO CONTRA LA VIRGEN MARÍA, QUE HABÍA DECLARADO “MALDITA” A LA MASONERÍA DE LA CUAL ÉL ERA MIEMBRO.
 
Aquellos que tienen dificultad en aceptar esto, les pedimos que se enfoquen en dos cosas:
  1. Nuestro Señor dice que en los últimos días el engaño será tan profundo que hasta los elegidos serían engañados si esto fuese posible (Mateo 24), y una Sor Lucía impostora fue crucial para los planes del Demonio de engañar al mundo sobre el tema de Fátima;
  2. Todo tradicionalista que no acepte la versión vaticana del Tercer Secreto de Fátima (publicado en el año 2000), está predispuesto a reconocer que hubo una impostora “Hermana Lucía”, pero simplemente hay quien aún no se apercibe de la situación, o no es lo suficientemente honesto o lógico para admitirlo.
 
Hay tantos que desprecian las evidencias contra la apostasía que representa el Vaticano II y contra la Nueva Misa Montini-Bugniniana simplemente porque la “Hermana Lucía” aceptó una y la otra. Sepan ellos que no se pueden rechazar los actos de fe basándose en lo que piensan que otra persona cree.
“Mas aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anuncie un evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema. Así como ya os lo dijimos, ahora os lo repito: Si alguno os anuncia un evangelio diferente de aquel que recibisteis, sea anatema”. (Gálatas 1, 8-9)
 
Mas infelizmente, faltándoles la verdadera fe, escogieron seguir a hombres en lugar de Dios, y estaban en realidad siguiendo a una completa impostora que defendió a la infame iglesia conciliar, que al igual que sus hermanos los herejes protestantes, odia a la Virgen Santa María y ha querido silenciar sus palabras. Pero Dios, previendo todo esto, tuvo a bien permitir que se descorra el velo, y que hayan almas que disciernen y proclaman que la Apostasía existe y desde arriba, la Verdad de que la Iglesia Católica nada tiene con la deuterovaticanidad, y el Juicio final sobre los apóstatas y sus agentes y seguidores.
 
¡QUE DIOS NOS AYUDE A PERSEVERAR EN LA GUERRA SANTA CONTRA LA ROMA APÓSTATA Y USURPADORA!
¡NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE FÁTIMA, RUEGA POR NOSOTROS!
 
Jorge Rondón Santos
13 de Mayo de 2017 (Año Mariano)
100 aniversario de la primera Aparición de Nuestra Señora del Rosario de Fátima y la consagración episcopal de Eugenio María Pacelli (Papa Pío XII, Mártir de la Fe); Fiesta de San Roberto Belarmino y Dedicación de la iglesia de Santa María de los Mártires (antiguo Panteón de Agripa)

3 comentarios:

  1. Conviene saber que Joaquín Alonso fue, junto a Gruner, uno de los promotores de la infundada idea de que la Consagración de Rusia traería la conversión de dicha nación a la Fe Católica y la paz mundial. Además, fue un jodido hereje liberal que justificó la decisión de Pablo VI de no revelar el Tercer secreto y condenó a los tradicionalistas como agentes de división al decir “Una revelación inoportuna del texto [por Pablo VI] sólo exasperaría más las dos tendencias que continúan dividiendo a la Iglesia: una tradicionalista que cree ser la apoyada por Fátima, y una progresista que arremete contra estas apariciones…”, y recogiendo las afirmaciones del P. Dhanis, el archienemigo de las apariciones, expresó su acuerdo con la fraudulenta nota de la diócesis de Coimbra que rechazó la entrevista de Sor Lucía con el P. Agustín Fuentes de 1957 tachándolo de embustero, diciendo “Hay que señalar claramente que ciertas ‘revelaciones’ hechas por la prensa sobre la Hermana Lucía no pueden ser atribuidos a ella, por ejemplo, las difundidas por el Padre Fuentes y el Padre Riccardo Lombardi” (claro que Lombardi no era tan ortodoxo, ya que él dudaba de la verdad de que muy pocos se salvarían, y luego del Vaticano II se convirtió en abanderado del ecumenismo).

    ResponderEliminar
  2. Más que comentar me gustaría hacer varias preguntas.
    Admitiendo los hechos aquí razonados,la posición de los Católicos qué se quieran mantener fieles es muy confusa.
    ¿A qué Misa(apóstata)se refieren ?
    ¿Cómo distinguir los signos masónicos en los párrocos y sacerdotes qué tratamos?
    ¿Es auténtica la Eucaristía si el ministro es apóstata o masón?
    Me gustaría un artículo o contestación.

    ResponderEliminar
  3. Distinguida Alicia, no hay confusión sino para quien no quiere ver la Verdad. Ahora pues, nuestras respuestas a vuestros interrogantes son:
    1º La Misa Apóstata que tanto censuramos es, desde luego, la del Novus Ordo, pero también aquella que aun siendo en el Rito Romano Tradicional se haga “Una cum Francisco” o sus sucesores, como sucede en los Ecclésia Dei y la Fraternidad San Pío X -incluida la resistencia de Williamson-.
    2º Los masones son personas secretas, por sus reglamentos no dirán abiertamente “soy masón”. A ellos se les reconoce cotidianamente por su modo de saludar y por los tres puntos en su firma. Y en los párrocos, por cómo decoren los templos y los temas de sus homilías.
    3º En conexidad a la respuesta al primer interrogante, la Validez del Sacramento de la Eucaristía es en tanto el ministro (Sacerdote legítimo y válidamente ordenado por obispo legítimo y válidamente consagrado con el Rito Romano Tradicional) observe en él la Materia, Forma e Intención definida por la Iglesia.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.